Saltar al contenido

ELECTROESTIMULACIÓN / GIMNASIA PASIVA / CORRIENTE ALTERNA

La gimnasia pasiva, viene usándose desde hace mucho tiempo para rehabilitar pacientes con problemas de atrofia muscular, problemas de contracturas, aumento de fuerza para la estabilidad articular, la profilaxis de la trombosis o incluso la estimulación de los músculos paralizados. De hecho, inicialmente fue utilizado  para el fortalecimiento muscular de los cosmonautas.

En la práctica de la Medicina Estética, éste tipo de corriente, se utiliza mediante aparatología: Electroestimulador, que no es sino un aparato capaz de emular a la perfección los estímulos que producimos de modo natural, cuando ordenamos a nuestros músculos que se muevan. La imitación, tiene tal calidad que puede llegar a mejorar la actividad del propio cuerpo.

Las principales indicaciones:

– Flaccidez y modelación de contornos corporales.
– Levantamiento e hipertrofia de glúteos.
– Tratamientos pre y post-partos.
En rehabilitación están indicadas en:

– Atrofias por desuso.
– Períodos de inmovilización post-yeso.
– Fortalecimiento en procesos post-quirúrgicos.
– Procesos post-traumáticos.
– Rehabilitación deportiva.

electroestimulacion
ELECTROESTIMULACIÓN,GIMNASIA PASIVA,CORRIENTE ALTERNA

¿En qué zonas se aplica la electroestimulación o gimnasia pasiva?

Pueden aplicarse en casi cualquier grupo muscular teniendo en cuenta las contraindicaciones mencionadas más abajo. Normalmente se utilizan para la zona glútea, piernas (especialmente aductores y cuádriceps), brazos, abdomen, espalda y pectorales.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Las sesiones necesarias dependen del tratamiento a realizar, de la zona y del estado muscular. Cualquier tratamiento necesita un mínimo de 15 sesiones, para mayor eficacia se requieren que éstas estén repartidas entre 2 a 3 veces por semana.

¿Se puede combinar con otros tratamientos estéticos?

El tratamiento muscular con corrientes eléctricas es perfectamente combinable con otros tratamientos estéticos, como la mesoterapia, la ultracavitación, la presoterapia, la radiofrecuencia y todo tipo de masajes.

Como en cualquier tratamiento estético en el que busquemos un resultado significativo y duradero, hay que cuidar la dieta y practicar alguna actividad aeróbica.