Saltar al contenido

LUZ PULSADA INTENSA (IPL)

Es una luz producida por una lámpara de xenón, de gran versatilidad en cuanto a su uso en los diferentes tratamientos: fotodepilación, lesiones vasculares y lesiones pigmentadas.

Cuando la luz intensa incide sobre la piel en el caso del IPL se producirá siempre un efecto TÉRMICO Y FOTOBIOQUIMICO.

Debido a su gran versatilidad y las múltiples variables de que disponen estos equipos, es de importancia fundamental, la presencia de personal calificado, especializado y con experiencia.

El uso de los IPL en FOTORREJUVENECIMIENTO, se ha convertido en el “gold standard” de los métodos de rejuvenecimiento global, utilizándose por ello en otro tipo de lesiones como fotodepilación, lesiones vasculares y pigmentadas.

Dentro de las ventajas del IPL en general hay que  recalcar que éste tratamiento NO requiere de recuperación ya que es un tratamiento no ablativo; indicado para pacientes de cualquier edad pudiendo repetirse y combinarse con otros tratamientos como botox, plasma rico en plaquetas y rellenos faciales como ácido hialurónico.  La única limitación son aquellas arrugas de expresión profundas que requieren otro tipo de tratamientos más invasivos.

Por lo general se recomiendan varias sesiones entre 3 a 6, separadas por periodos promedio de 3-4 semanas; por lo que aconsejable es el tratamiento en varias sesiones  para mejoría progresiva, evitando de ésta manera los posibles efectos adversos.